• DataCiencia

Gestión de la Información para la Toma de Decisiones

Existen varias formas de transformar los negocios mediante el uso de las tecnologías de la información.



La interconexión de la información resultó en la ruptura de los muros de la organización, provocando que la economía digital emergiera y ganara un espacio cada vez más decisivo en la vida de las personas y organizaciones.

Cabe señalar, sin embargo, que la base de información, que al mismo tiempo facilita dicha integración, requiere una gestión compleja, debido a la diversidad de entrantes en este sistema.

El enfoque de la planificación estratégica (misión, objetivos, factores críticos, etc.) y el proceso de toma de decisiones (inteligencia, concepción, elección, revisión) se muestran tan efectivos como pocas veces utilizados para gestionar una “planificación de la información”.

Más que alinear la planificación de la información con la planificación estratégica de las organizaciones, se sugiere utilizar estas metodologías (tipo OKR y BSC) para apoyar las diversas planificaciones de áreas y proyectos, incluida la propia planificación de la información: objetivos, acciones, iniciativas, responsabilidades, plazos y Los indicadores son importantes en todos los contextos.

Es fundamental desarrollar soluciones y actuar de forma sencilla, eficaz y focalizada, coadyuvando a un mejor nivel de información individual, gerencial y organizacional para la toma de decisiones.

Para ello, se debe prestar atención al desarrollo de programas y prácticas de capacitación continua que permitan a los gerentes, analistas y otros tomadores de decisiones ejercitar estos conceptos, métodos y técnicas.

Todo ello, para que la energía principal de la actividad se centre en la exploración, análisis, interpretación eficaz de los datos para la consecución de sus objetivos.

La globalización y el crecimiento exponencial de las tecnologías digitales impulsan la búsqueda de mayor productividad y calidad, menores costos y cambios continuos.

La intensidad con la que emergen estas tecnologías hace necesario que todo el mundo esté bien informado, pero es muy diferente a tener una cantidad importante de información.

Significa recibir información calificada, útil e interesante en el momento adecuado, precisamente para no encontrarse en un océano de información y gastar demasiada energía nadando en medio de él, perdiendo muchas veces el enfoque adecuado de los objetivos.



 

Extraído y adaptado de un artículo del Prof. Dr. Henrique Freitas - Profesor del PPGA/EA/UFRGS/Brasil - Doctor en Gestión (Francia)

 

10 visualizaciones0 comentarios