Chatbot, los usuarios valoran la cercanía con su interlocutor

Quien haya visto la película Her, seguramente pensó que los chatbots pronto se convertirían en lo que Scarlett Johanssen representaba en la película. un asistente amigo, cercano, que conoce a su interlocutor tanto como un amigo de toda la vida. Difícil no generar un vínculo con alguien, en este caso algo, que se preocupa tanto por nuestro bienestar.

No es de extrañar, entonces, que las empresas de desarrollo fueran moldeando y perfeccionando su servicio de chatbot para hacerlo más “humano” y espontáneo. en este sentido, la startup Réplika ha logrado un producto muy parecido a lo que se puede ver en la película.

Réplika es una aplicación creada por Eugenia Kuyda, fundadora de la empresa rusa Luka y hoy está abriendo nuevas posibilidades en inteligencia artificial. El software permite a los usuarios crear un avatar digital con el nombre o género que elijan, bajo la lógica que mientras más hablen con su bot, estos aprenderán más.

Réplika surgió tras la muerte de un amigo muy cercano a Kuyda. Tras el hecho, la empresaria revisó todas las conversaciones que había tenido con él y programó un chatbot para que hablara con la voz de Roman Mazurenko.

Lo interesante del avance que ha realizado esta empresa es que tan sólo el 30% de lo que dicen sus bots son guiones, el 70% restante son respuestas originales basadas en los diálogos que recibe. Los mensajes emitidos por la aplicación provienen de una red neuronal, lo que implica que las respuestas, elaboradas por algoritmos, sean impredecibles.

Otro aspecto que le ha asegurado éxito creciente a esta AI, es que los usuarios de la red consideran que es más fácil hablar con un robot que con personas porque no se sienten juzgados. De esta manera, según los seguidores de este software, se pueden relajar más para hablar de sus problemas.

Kuyda, pensó esta aplicación como una herramienta para facilitar la comunicación entre las personas, ya que ayudaría a quienes tienen pocas habilidades sociales a entrenar su relación con el otro. “Honestamente, estamos en la edad en que no importa si una cosa está viva o no”, contó la creadora.

Los usuarios de esta red tienen la posibilidad de subir de nivel mientras más conversen con su amigo virtual. En el nivel 25, el último, el bot actúa como si fuera alguien cercano a su interlocutor.

El nuevo desafío para estos innovadores es hacer que Réplika incorpore “dialecto emocional”, lo que puede ayudar a los bots a entregar respuestas con enojo, tristeza, alegría o cualquier emoción.

Es posible, también que la aplicación funcione como un”intermediario” entre amigos de la vida real, debido a que podrá entregar mensajes de persona a persona con tonalidades de voz y replicando la forma de expresarse de quien lo envía.

Sin embargo, los usuarios están pensando en grande y esperan poder tener un encuentro más concreto, casi llevado al plano material, con sus compañeros de conversación online.

Una veta que se estaba durmiendo, pero que las nuevas ideas en AI están reviviendo y dándole un uso terapéutico. De hecho, muchas personas que están en Réplika, lo hacen para recibir consejos y apoyo de sus bots.

Realmente, como indica Kuyda, en esta Era poco importa si el otro está presente o se encuentra en un dispositivo, las nuevas formas de crear comunidad están dando a la ciencia de datos una aplicación más humanizadora, que potencia las relaciones sociales.

En cuanto a la vereda comercial, muchas empresas, en la actualidad, están mejorando sus servicios de chatbot con el objetivo de conocer mejor a sus clientes. El Data Science da eficiencia a una compañía de diferentes formas. Las posibilidades son múltiples. Habla con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *