Algoritmos, los protagonistas de la vida moderna

De un momento a otro empezamos a hablar de algoritmos casi como quien habla de oxígeno. En la vida actual los usamos para todo, desde encontrar pareja hasta los procesos de producción industrial. ¿Cómo llegaron a convertirse en los protagonistas del mundo actual?

Primero hay que precisar qué son los algoritmos. En una explicación rápida y fácil, son instrucciones, como una receta de cocina, para que se pueda resolver un problema determinado o realizar una acción. Pero las instrucciones tienen algunas características particulares para llegar al objetivo deseado: deben ser definidas, ordenadas, finitas y a prueba de dudas.

Su origen se remonta hace más de mil años atrás. Al-Khwarazm trabajaba en el observatorio de Bagdad cuando elaboró un tratado de álgebra con reglas y recetas para que fórmulas matemáticas pudieran heredarse en el tiempo.

Sin embargo, hace pocos años dejamos de pensar en algoritmos como números escrito a manos en grandes pizarras de tiza y los empezamos a relacionar con la tecnología. Hoy conocemos los algoritmos automatizados, instrucciones que se le dan a los ordenadores para que realicen tareas y piensen como lo haría el cerebro humano. La gran variedad de tareas, simples y complejas, que lleva a cabo un computador se basan en algoritmos.

De esta manera, mientras más esenciales para el funcionamiento de la sociedad se vuelven los computadores, más importancia cobran los algoritmos. Desde el comercio, a través de la compra en línea, la distribución de los productos y el conocimiento del cliente, hasta…todo, toda acción hoy puede contener un algoritmo.

Sin ir más lejos, por ejemplo, hay más de 100 millones de sitios web en el mundo, pero sólo nos demoramos un par de segundo en bucear el ciberespacio y encontrar lo que necesitamos. ¿Cómo? Gracias a los algoritmos.

Coordinar viajes, vuelos, carreteras, procedimientos médicos, funcionalidades de los electrodomésticos, uso de la tarjeta de crédito, automatización de las tareas de la casa, programación de calendarios…todo resulta gracias al algoritmo. Parece que al ser humano se le hizo muy difícil realizar estas actividades sin la ayuda de una máquina.

A decir verdad, todas estas instrucciones son aprendidas de los humanos, incluso, como nosotros, los algoritmos tienen la capacidad de ir aprendiendo y mejorar sus resultados en el tiempo. La diferencia es que no pueden calificar y razonar acerca de lo que hacen, solo actúan, por eso algunos hasta les temen.

Lo cierto es que hoy todo funciona en base a instrucciones, los algoritmos son los reales protagonistas de la vida moderna y una de las tendencias más relevantes de este 2018 en materia tecnológica y data science. Un año donde la automatización irá creciendo progresivamente, según los expertos.

De acá hacia adelante, el futuro de los algoritmos es prometedor, ya que son capaces de permear todas la facetas de nuestra vida y ayudar a los innovadores a generar soluciones tecnológicas para diversos problemas. ¿Hay algo que no puedan hacer los algoritmos? Sí, decir cuándo un computador se va a congelar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *