2018, ¿El año de la inteligencia artificial?

Sabemos que esta frase ya está más que repetida. Todos los años parecen ser el “el año de”. Sin embargo, los analistas tecnológicos predicen que este 2018 será un tiempo en que la inteligencia artificial tendrá un desarrollo sin precedentes. De hecho, se estima que dentro de dos años más el 55% de las grandes empresas del mundo invertirá en proyectos relacionados con machine learning.

Una promesa de un futuro donde las máquinas y los seres humanos se interrelacionen podría estar cerca, o al menos eso es lo que nos quiere hacer creer google. ¿Ya vieron a su nuevo asistente de voz? Si esto está sucediendo en mayo de este año, quiero imaginar qué se viene a diciembre.  

https://www.youtube.com/watch?v=_ldoV5FQn0k&feature=youtu.be

Alan Turing, sin duda, estaría orgulloso de los avances de Google en la materia, pero ¿qué debemos esperar para lo que queda de año? Aunque quizás la pregunta correcta no sea esa, sino ¿Qué se puede esperar desde ahora en adelante en el campo de la inteligencia artificial? Veamos.

Desde los años 50, época en que nació este campo de desarrollo, hasta la fecha hemos visto pasar delante de nuestros ojos un montón de nueva tecnología que nos ha impresionado, sí, pero no como hasta ahora.

Hasta hoy, hemos visto cómo las empresas han desarrollado diferentes soluciones de AI para mejorar su relación con el cliente. En estos años, hemos sido parte de la puesta en marcha de machine learning para actividades como chatbots, gestión de excepciones financieras, selección de personal, compras por medio de imágenes, medición del nivel de exposición de marca, control de calidad en las fábricas, gestión visual de las tiendas o supermercado y supervisión de plantas a través de drones, entre otras cosas. Sin embargo, los especialistas aseguran que este 2018 veremos nacer nuevas tecnologías en este línea.

La tendencia de este 2018 parece ir enfocada en aumentar las capacidades sensoriales, psicológicas y cognitivas de los robot. Por ejemplo, IBM ya está trabajando en hacer que Watson pueda detectar expresiones faciales y las combine con palabras, voz e imágenes para llegar a comprender conversaciones completas. Además, está desarrollando la capacidad de entender las distintas vocalizaciones de una palabra y su significado.

Al parecer, el mercado seguirá apuntando a generar más capacidades de manera progresiva, integrando diferentes ramas, incluso se podría involucrar la programación genética. También aumentará la creación y demanda por AI distribuida, siendo el IoT su mayor campo de desarrollo. De esta manera,  nuestros celulares u otras máquinas podrán detectar nuestro estado de ánimo, el entorno donde estamos y darnos sugerencias para que interactuemos mejor con el mundo.

Otra de las áreas en que se centrará el desarrollo de tecnología AI este año es en los aspectos técnicos y legales. La idea es diseñar modelos éticamente correctos y poder avanzar en cómo deben ser las regulaciones del modelo de negocio que emplean los generadores de soluciones en esta rama.

Sin embargo, la clave para entender este 2018 en materia de AI, no es por la espectacular tecnología que se imagina nuestra cabeza de manera inmediata, sino porque esta tecnología se democratice y llegue a todas las escalas sociales. La inteligencia artificial entrega servicios que impactan a la sociedad de manera transversal y entrega un amplio impulso a los negocios, por lo que es necesario que se extienda a diferentes campos de acción para tomar mejores decisiones.

En definitiva, este año debemos prepararnos para ver innovaciones que nos dejarán impactados, como Google Assistant, desarrollos que sin duda abrirán la puerta del debate legal y ético. ¿Las máquinas nos reemplazarán? No (por ahora), porque estamos en un continuo momento de transición y adaptación a una tecnología que se relaciona, en diferentes niveles, con nuestras vidas en el plano físico, emocional y cognitivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *